Certezas tributarias

Certezas tributarias

Columna de subsecretario de Hacienda

En últimas semanas han aflorado en forma más nítida las características del nuevo sistema tributario. A un año de la entrada en vigencia, la reforma tributaria está cumpliendo algunos de los objetivos que nos trazamos en su elaboración. Mientras un informe del Banco Mundial (BM) confirma el carácter progresivo de la reforma y su impacto en la disminución de la desigualdad, la recaudación tributaria está cumpliendo un rol clave en las finanzas públicas para éste y el próximo año. Al mismo tiempo, nos estamos haciendo cargo de una complejidad mayor a la esperada en la nueva normativa, con el compromiso de enviar este año un proyecto para simplificar aspectos del nuevo sistema tributario.

El debate tributario ha ido decantando y hoy los arboles nos dejan ver el bosque con mayor nitidez. El BM dio a conocer un estudio que destaca los cambios al sistema tributario 2014. Como hemos dicho, los recursos de esta reforma permitirán disponer de ingresos permanentes para financiar mejoras en educación y salud, así como avanzar en disminuir la desigualdad y reducir la elusión y evasión. Esta alza de impuestos es necesaria para mantener la responsabilidad fiscal que caracteriza a Chile y que hoy es importante para la economía.

El mismo BM concluye que las modificaciones 2014 tienen un impacto distributivo relevante. Entre sus conclusiones, el BM destaca la mejora en equidad de nuestro nuevo sistema tributario. El efecto de la reforma recae principalmente en el sector de mayores ingresos: el 93% de la recaudación de la reforma tributaria por modificaciones al impuesto a la renta (sistema atribuido y semi-integrado) será aportado por 1% de mayores ingresos. El BM incluso va más allá y asegura que el 73% de la recaudación por modificaciones al impuesto a la renta provendrá del 0,1% de mayores ingresos. De esta forma, se reafirma el carácter progresivo de la reforma, dado que los sectores de mayores ingresos aportan más que los de menores ingresos mediante las modificaciones al impuesto a la renta.

Los recursos de estos cambios tendrán un importante aporte al Presupuesto 2016, dado que más de 3,5% del alza de gasto es financiada por esta vía. Sin estos nuevos recursos, y dado el esfuerzo de consolidación fiscal que como Hacienda estamos buscando, el gasto -medido respecto del gasto efectivo 2015- habría podido crecer menos de 1%.

A su vez, la pronta entrega de las circulares que aterrizan los cambios legales a contribuyentes por parte del SII mostró que el nuevo sistema tributario presentaba una complejidad mayor a la pensada en un inicio. El lapso de implementación que tiene la ley nos permitirá realizar simplificaciones que han surgido fruto de conversaciones con diferentes agentes económicos.

Con la nueva evidencia que tenemos a un año de aprobada la reforma, podemos tener una discusión más constructiva y alejada del debate crispado inicial. En medio de una economía que necesita de mejores expectativas y una mayor confianza entre ciudadanía, empresarios y mundo político, es bueno sacar lecciones.

Columna de Alejandro Micco, Subsecretario de Hacienda. (Publicada en La Tercera, octubre 13 de 2015).

About the Author

admin administrator

Comments Are Closed!!!